Régimen de visitas

El cónyuge que no tenga atribuida la guarda y custodia de su hijo menor o incapaz gozará del derecho, comunicarse con él y tenerlo temporalmente en su compañía.

La sentencia del juez determinara el modo en que debe llevarse a cabo tales visitas. Posteriormente, tras expresa resolución judicial este régimen puede modificarse, limitarse o suspenderse cuando concurran circunstancias graves que así lo provocasen o como consecuencia de incumplimientos graves o reiterados de las obligaciones recogidas en la sentencia.

El establecimiento de un régimen de visitas en origen es un derecho concebido en interés del menor que se convierte en un deber y derecho para el progenitor no custodio, sin que el mismo consista en satisfacer los deseos del padre sobre el que recae.

El juez fijará en la sentencia el régimen de visitas que crea oportuno, si bien habitualmente suele establecerse que el padre al que no se le atribuye la guarda y custodia del hijo lo podrá visitar y tener en su compañía los fines de semana alternos desde viernes por la tarde hasta domingo (los horarios de recogida también pueden ser establecidos en la resolución) y la mitad de las vacaciones escolares de Navidad, Semana Santa y verano.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE