Los divorcios en la actualidad

Hoy en día en España el divorcio es, sobre el papel, un trámite ágil y sencillo. Sin embargo, tan solo solo han pasado 10 años desde que se legalizó su versión exprés.

Esa reforma trajo consigo la reducción de los plazos (ya que desde entonces solo hace falta esperar tres meses para poder divorciarse tras haber contraído matrimonio, sin necesidad de pasar previamente por la separación) y de los costes (puesto que si se solicita de mutuo acuerdo no es necesario comenzar un proceso ante los tribunales, ni contratar dos abogados y dos procuradores).

En otros países la disolución del matrimonio sigue siendo un auténtico vía crucis, sobre todo cuando se es mujer. Incluso hay dos Estados en los que el divorcio no existe: Filipinas y el Vaticano. En este último, solo la nulidad matrimonial puede acabar con el vínculo.

El mapa del divorcio publicado en 2014 por la revista online estadounidense Business Insider, basado en cifras de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), reflejaba que, a este respecto, el globo está igual de mal repartido que para todo lo demás.

Según dicho mapa, Europa es el continente más divorciado del planeta, con Bélgica liderando los índices con un 71, mientras que España se sitúa entre los cinco primeros países, alcanzando un 61.

Chile es la nación donde menos divorcios se registran, apenas un 3, seguida de Vietnam con un 4 y Libia con un 5.

Quedan fuera del mapa países de los que no se tienen registros, lo que, en la práctica, se traduce en que en ellos no está normalizado. Esto sucede, sobre todo, en las naciones árabes, africanas y del Sudeste asiático.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE