La modificación del uso de la vivienda familiar

La sentencia judicial de divorcio que establece la extinción de un matrimonio y las medidas que se deben respetar respecto a las relaciones posteriores de los cónyuges puede ser modificada a propuesta de uno de los cónyuges si alguna de las circunstancias que dieron lugar a su establecimiento cambia.

Una de las medidas previstas en la sentencia de divorcio es la decisión acerca de sobre cuál de los cónyuges recae el uso de la vivienda familiar. Su atribución a un solo cónyuge es independiente de la propiedad de la misma, es decir, que será posible que la vivienda se atribuya a uno solo aunque esta sea propiedad del otro si así lo determina la necesidad de protección del primero. Habitualmente, al progenitor que mantiene la guarda y custodia de los hijos es al que se le atribuye el uso de la misma en tanto en cuanto los hijos son los más necesitados de protección.

La modificación a la que nos referimos suele ser solicitada por el cónyuge propietario cuando los hijos ya han abandonado la vivienda y entiende que queda extinguida la necesidad de protección aunque el Juez debe valorar este punto y no tiene por qué establecer la devolución.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE