El desequilibrio económico tras el divorcio

Una de las consecuencias que pueden derivarse dela ruptura de un matrimonio a través de una separación o divorcio es que una de las partes sufra un empeoramiento económico en relación con la situación que mantenía durante el transcurso del matrimonio. Este desequilibrio en la economía de uno de los cónyuges que resulta de la comparación de situaciones anterior y posteriormente a la separación o divorcio, da lugar a que el legislador haya previsto la posibilidad de que el perjudicado pueda solicitar al otro cónyuge una pensión que compense el desequilibrio sufrido.

El Tribunal Supremo ha mantenido recientemente que a la hora de solicitar la prestación de una pensión compensatoria, es necesario que la situación de desequilibrio económico del solicitante se presente en el momento en el que se da la separación o divorcio. Es decir, posteriormente no tendría efectos en este sentido un desequilibrio económico en la situación de alguno de los cónyuges pues se entiende que deja de existir una vinculación de los patrimonios de estos como consecuencia de la liquidación de su régimen económico matrimonial, en su caso.

Por lo tanto, la pensión compensatoria se solicitará en la demanda de divorcio y no será posible su solicitud posterior.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE